First and Second Installment on a Text of St. Josemaria on Schools: Parents, Teachers, Students.

images (9)

St. Josemaria Escriva on School and Family

(Notice he puts the whole burden and initiative on the parents).

 

“I wanted to tell you one thing; that you are doing very well, that it’s necessary that parents be concerned about their children because animals also bring their young into the world, but you can’t be content merely with this: You want to give them your ideals, your faith, your clean conduct, and also the wonderful virtues that you lived in the heart of your families. You achieve all of this by setting up this type of school throughout the world. Very good! I’m not the one who says it, but the Lord through the mouth of Isaiah: dicite justo quoniam bene… [Viaro (Barcelona) November 11, 1972]

Father, we are confused at the moment of choosing a school for our children. We prefer a school in which religion is not taught at all to one in which teaches religion falsely. But we realize that it’s a great responsibility of parents to give formation at home. What advice would you give us?

“I tell you that I see myself obliged to run around the world a bit. Mea culpa!, because I’ve not come to Brazil. I thank you Lord for this goodness of His, an extraordinary goodness!: for me it’s a great gift of God to be here with you. And when I go out there [around the world], I open my mind, my ears, my eyes, to learn. And I’ve learned something which I can say that could be an answer: Everywhere I’ve been, things are as you say. Not have lived here, I can’t speak for Brazil. But, you have and you tell me that it’s hard to find a school. The same thing happens everywhere. Parents have the same problem and worry everywhere. And, do you know how they resolve them?

“Within the laws of the country, parents can organize and set up schools in which the parents form the principal part, after that the teacher, and finally the students. In this way, the students learn science and human relatedness (politesse), and at the same time, Christian faith, the way you want. So that what I have learned I say to you that – if you want –  you may  have the same experience with other friends of yours. I know that the laws of this country are very wide, that you can do all of this, If I learn that you are beginning something like this, I will pray that the Lord bless it. In the meantime, that He bless you because you are so involved, with so much Christian and maternal affection for your children. [(Sao Paulo) June 1, 1974]

The Parents are The First

“In a school, there are three important priorities: the first, the parents; the second, the faculty; the third, the students. Your sons – don’t be offended – are in third place. In this way, everything will go well.

Then, you parents who do not come to the school to talk with the teachers, are not doing your job.

The first business is that your sons come out as you want; or at least as good and, if possible, better than you.   Therefore, I insist! This kind of school, promoted by the parents is of primary interest for the parents; then for the faculty, and afterwards for the students. And you will ask me: Will this work be useful” You’ve got the answer right in front of you: each one has his personal experience through that of his children. If they don’t improve, it’s your fault: because you don’t pray and because you don’t come here.

What you do here is very interesting, and your business will not be hurt because of the dedication the school asks of you. With the words of the Holy Spirit, I tell you: electi mei non laborabunt frustra. The Lord has chosen you for that work which is being done for the good of your sons, for the intelligences of you sons, for the character of your sons; because here one is not only taught but is educated, and the teachers share in the rights and duties of the father and the mother. The same happens with so many schools like this throughout the world.

Question: What should we ask of Christian parents that the school be for our sons?

St. Josemaria: The school has to be a widening of your home (…) Then, be attentive, don’t be too trusting, and try to review the catechism. Your wife also should pick it up, and afterwards you should talk with your children according to their age. You will see that it’s a very interesting work because you can form them wonderfully. But don’t impose perfection on your kids to pass for little saints, strange [weird, translator]… [Tajamar (Madrid, Octpber 21, 1972].

 

Question: How to help parents cooperate in the formation which the School gives to their children?

               St. Josemaria: “Smile like you’re smiling now; tell them that they should cooperate, and give them reasons that you have so clear in your head. You will drag them along! Besides, all know they should cooperate. So that each one should look for 10 or 12 parents more, and that they not give what is superfluous. I accept the superfluous when they give it to me… old clothes, old furniture; but I want what is necessary for your life… and you have to cut down a little. And so, when you give, to work for Christ … generously. “Don’t fgive snippets, but the whole cloth!”

Question: What should we do when we don’t lke something about the school, a detail or something that doesn’t convince us?

               “You should say so to the headmaster with all naturalness, knowing that we are not dealing with a protest, which is easy, but a collaboration because you are the principal part of the school. Then, don’t think – because you are a reasonable person – that what you say is unappealable and correct. It could be at a given moment. Then they will pay strict attention to you, and you will be collaborating in the development of the school. But it could also happen that you are wrong and then they will not pay attention to you. Don’t worry. I’ve also been mistaken many times. O.K?

“So, instead of gossip, go directly to the headmaster an explain clarly: I”d like to say this and that. If all of you are friends and you are all going in the same direction: to prepare youor children to be god Christians tomorrow, loving personl freedom and personal responsibility.”

[(Viaro (Barcelona) November 11, 1972].

 The Task of the Professor

Question: Could you give a clear criterion to those of us who have dedicated ourselves to teaching?

 “First of all, I will remind you that you are a Christian professor. Part of your interior life has to be to pray for the students and for their parents, who are even more interesting. OK?

Then, prepare your classes well, and be loyal to your students so that they become good friends of yours, little by little.

Finally, don’t distance yourselves from the students.  Try to meet them half way so that they will want to run the other half freely. That’s the way you will get to know them well. The mother will tell you the rest, or the father who will also come.?

[Vairo (Barcelona Novermber 21, 1972)].

 

First, Sincerity

                Father, what’s the first virtue we have to teach the children?

“Sincerity. A child  who opens up since he/she was small, and is used to getting out all that he/she carries inside –  and face to face with the professor  (alone, understood)  –  is a marvelous child. It’s necessary to inculcate the virtue of sincerity (….), and for that, you should be very sincere yourselves. Teach the children to go to confession. But I advise, besides, that they speak with the “preceptor” who keeps a professional silence and can help in many ways: spiritual, psychological, material…

Viaro (Barcelona) November 21, 1972

“Loyalty, and in these moments when there is so much disloyalty. Make them loyal, sincere, that they not be afraid to tell you things. For this, be loyal yourselves with them, dealing with them as if they were mature persons,  accommodating yourselves to their needs and to their circumstances of age and character. Be their friend, be good and noble with them, be sincere and simple.”

Pozoalbero (Jerez de la Frontera ) November 12, 1972.

 

True Freedom

 

Question: In this moment of crisis of values and authority, how do we teach true freedom?

               “I know that you are teaching the children the freedom which Christ has won for us on the Cross; that He sent up on the Cross for love for us, to win freedom for us; Read the Beatitudes: Blessed are the poor, blessed are those who weep (Matt. 5, 3…). True liberation is liberation from sin, and that when the heart feels free of these miseries, it rebels, but it rebels against these who want to poison the soul.

“You want to instill in the souls of these young people, in their heart – which at times seem like small rebellions but they are not… with your fingers (?) instill (plasmar) the Christian teaching and the culture which a person needs today. Be peaceful! If, besides all this, you give good example, your spirit of sacrifice… [Because here (in Chile – July- it’s quite cold). Good, you know how to do things. And the parents will know how to do them also. You will have a school that has all the necessary conditions to do the job with a minimum of comfort: no lavish comfort, because if we had that we would be teaching a false liberation.”

Colegio Tabancura (Santiago de Chile) July 2, 1974

 

Relation with Parents

 

I (woman)  am a religion teacher. What would you say to youth about the care they have to takein ging to the movies, see TV or read a book?

  • In other places, parents have come together to take care of this. I know an entity which makes critiques of modern authors and works of theater and cinema. People subscribe to it at a modest priced and and they can advise their kides. Because if they are older, you can’t have them tied up and dragged by the ears. If you don’t convince them, they’re gone. Right?

               Right, Father.

  • Speak with them nobly, face to face, and with the sons of the others. Ask for help from mothers and fathers; because the professors, alone, you can’t do it. You are killing yourselves, and after a month of terrific preparation, a father or a mother make a sarcastic remark, and hours of work are shot. Get in with the mothers and fathers who are the most important; and afterwards with the children.

 

The Virtues of the Professor

 

               Father, among the conditions which a teacher must have, what virtues would you consider more humanly and supernaturally  important?

               Loyalty. They have to see that you love them, that you sacrifice yourselves, that you know what you are talking about and that you know how to get it across with finess, clarity and a gift of tongues. You can’t demand what you don’t have. Try to have it, and then demand it.

Gaztellllueta (Bilbao) October 12, 1972.

 

               Father, What’s the first virtue of a teacher?

 

  • The first virtue is humility and, at the same tme, the clear idea that you, who have prepared the class, know more than anybody. The two things are perfectly compatible. Afterwards, you frequent the sacraments, you live a Christian life which is to pray, and with prayer you avoid being anonymous because you go directly to look for God.

Father, I’m a professor at Retamar and I’m only slightly older than I appear. When I speak to the parents about God, they don’t pay much attention to me because of my youth. What to do?

               How old are you? Twently seven.

–              A priest begins to preach at twenty three or twenty four. Priests certainly have the grace of God, and we have to have the specific studies to speak about God. But you, who have a great affection for Jesus Christ, very good formation, and more years than some young priests, can speak about God wonderfully and do more good than a priest. Because people will say: what is this priest going to talk about except God? But with you they will be surprised because they don’t except a spiritual conversation. So, go for it! Don’t be so sure they don’t listen. You bet they’ll listen!!

                                                                                                         Retamar (Madr id) October 28, 1972.

 

Transmit the Faith

 

Father, Can a teacher contribute to the moral formation of families through the students?

“You profession is admirable. Jesus is called Master, and you are also master of those children. Notice how grand is your profession! You have children in your care who are like soft clay. You can put your fingers there and  impress ( plasma) your faith on them, the great desires which you have as an admirable Christian, a good servant of the others, or your country… How many great things you can teach: the love for Our Lady, in this land which is so much hers: … And then little by little, when you see them getting a little older and the passions begin to kick in, you can speak with the mothers, and tell them: it would be good to say this to your daughter or son… OK? You will be doing almost  priestly work with the students, my daughter. God bless you!

Lisbon, November 5, 1972.

* * * * * * * * * * *

 

PDF Unformulated Spanish Text for the Above Unfinished Translation

1
El día 21 de noviembre de 1972, San Josemaría Escrivá
de Balaguer estuvo en Viaró en un encuentro con padres
y profesores. Con él se encontraban Monseñor Álvaro del
Portillo –su sucesor, que será beatificado el 27 de septiembre–
y el actual prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría.
Quiso estar con ellos –especialmente con las familias
promotoras del Colegio– para animarlos a seguir trabajando
en esta inmensa e inigualable tarea que es la educación de
los hijos. A los padres les recordaba que el primer negocio
es que vuestros hijos salgan… al menos tan buenos y, si
es posible, mejor que vosotros. A los profesores, que a los
niños se les ha de ir a buscar a medio camino, para que
ellos recorran voluntariamente la otra mitad.
Los que tuvimos la suerte de estar con él esa mañana
de noviembre, todavía recordamos con deleite el lugar del
encuentro –la biblioteca totalmente llena– y la voz firme y
segura de San Josemaría dirigiéndose a los asistentes. Fue
uno de los numerosos encuentros familiares que mantuvo a
lo largo de sus viajes por Europa y por América, entre los
años 1972 y 1974, con la única finalidad de transmitir la
doctrina cristiana del Opus Dei. Solo pretendía hacer una
gran catequesis.
Todos estos encuentros se guardaron en documentos
filmados, que todavía hoy nos permiten estar de alguna manera
de tertulia con San Josemaría.
San Josemaría Escrivá
de Balaguer, fundador
del Opus Dei, en Viaró.
21 de noviembre 1972
2
En el año 1997, editamos este folleto con motivo del
25 aniversario de esta estancia del Fundador del Opus Dei
en Viaró. En él se recogen preguntas y respuestas de sus
encuentros con mucha gente en esta gran catequesis sobre
la familia, el colegio y la educación de los niños. Muchas
de estas preguntas y respuestas recogidas se realizaron en
la tertulia que se tuvo lugar en Viaró. Cinco años después,
con motivo del centenario de su nacimiento –el 9 de enero
de 1902– hicimos una reedición para, de esta manera, poder
continuar ofreciendo un recuerdo perenne de la doctrina
cristiana del Opus Dei.
Ahora, con motivo del 50 aniversario de Viaró,
volvemos a hacer una nueva edición, fechada a los cuarenta
y un años de su visita al Colegio.
Ignasi Mª Canals
Director
Sant Cugat del Vallès
21 noviembre 2013
3
—Quería deciros una sola cosa; que lo estáis haciendo
muy bien, que es justo que los padres de familia
se preocupen de sus hijos, porque traer hijos al mundo
lo hacen también las bestias, y vosotros no os conformáis
con eso: deseáis darles vuestro ideal, vuestra fe, vuestra
conducta limpia, y tantas virtudes estupendas como vivís
en el seno de vuestras familias. Todo esto lo conseguís,
promoviendo esta clase de Colegios por todo el mundo.
¡Muy bien! No soy yo el que os lo dice, sino el Señor por
boca de Isaías: dicite iusto quoniam bene…
Viaró (Barcelona), 21-XI-1972
Una responsabilidad de los padres
—Padre, estamos desorientados a la hora de elegir
colegio para nuestros hijos. Preferimos un colegio en el que
no se enseñe religión a uno en el que se enseñan cosas equivocadas.
Pero nos damos cuenta de que es una gran responsabilidad
de los padres, dar formación en casa. ¿Qué
consejo nos daría usted?
—Te diré que me veo obligado a recorrer un poquito
el mundo. Mea culpa!, porque no había venido hasta
ahora al Brasil. Doy gracias al Señor, por esta bondad
suya, ¡una bondad extraordinaria!: para mí, es un gran
regalo de Dios estar junto a vosotros. Y cuando voy por
El Colegio y la familia
4
ahí, abro la inteligencia, los oídos, los ojos, para aprender.
Y he aprendido algo que te puedo decir, que te sirve de
contestación.
En todos los sitios del mundo están las cosas como
tú dices. Yo, como no he vivido aquí, no puedo hablar del
Brasil. Pero tú, que vives aquí, me dices que es difícil encontrar
un colegio. Lo mismo ocurre en todo el mundo.
Los padres de familia tienen esa misma preocupación. Y
¿sabes como la resuelven?
Dentro de las leyes del país, los padres de familia os
podéis organizar y preparar colegios, en los que la parte
principal la forman los padres, después está el profesorado,
y finalmente los alumnos. Así los chicos aprenden la
ciencia y la politesse humana, y, a la vez, la fe cristiana,
como tú deseas. De modo que, lo que yo he aprendido, te
lo digo a ti, por si tú quieres, con otras amigas tuyas, hacer
la experiencia. Yo sé que las leyes de este país son muy
amplias, que todo esto se puede hacer. De modo que allá
vosotros; yo me limitaré, si sé que emprendéis una tarea
de este estilo, a rezar mucho para que el Señor la bendiga.
Mientras tanto, que te bendiga a ti porque te ocupas tanto,
con tanto cariño, cristiano y materno, de tus hijos.
Parque Anhembi (Sao Paulo), 1-VI-1974.
5
Los padres son lo primero
—En el Colegio hay tres cosas importantes: lo primero,
los padres; lo segundo, el profesorado; lo tercero,
los alumnos. Vuestros hijos, —no os ofendáis— están en
tercer lugar. De esta manera marcharán bien.
Luego los papás que no venís al Colegio a tratar con
los profesores, no cumplís con vuestro deber. Los que no
ponéis el hombro, no cumplís vuestro deber.
El primer negocio es que vuestros hijos salgan como
deseáis; por lo menos tan buenos y, si es posible, mejor
que vosotros. Por tanto, ¡insisto!: esta clase de Colegios,
promovidos por los padres de familia, tienen interés, en
primer término, para los padres de familia; luego, para el
profesorado, y después para los estudiantes. Y me diréis:
¿este trabajo será útil? Lo estáis viendo: cada uno tiene
experiencia personal, a través de la de sus hijos. Si no van
mejor, es por culpa vuestra: porque no rezáis y porque no
venís por aquí.
Vuestra labor es muy interesante, y vuestros negocios
no se resentirán por esta dedicación que os pide el
Colegio. Con palabras del Espíritu Santo os digo: electi
mei non laborabunt frustra. Os ha elegido el Señor, para
esta labor que se hace en provecho de vuestros hijos, de
las inteligencias de vuestros hijos, del carácter de vuestros
hijos; porque aquí no sólo se enseña, sino que se educa,
y los profesores participan de los derechos y deberes del
padre y de la madre. Lo mismo ocurre con tantos Colegios
semejantes a éste, que hay en todo el mundo.
Viaró (Barcelona), 21-XI-1972
6
Una ampliación del hogar
—¿Qué debemos pedir a los padres cristianos que
sea el Colegio para nuestros hijos?
—El Colegio tiene que ser una ampliación de vuestro
hogar (…) Luego está un poquito al tanto, no te fíes
demasiado, y procura repasar el catecismo. Tu mujer también
lo cogerá, y después charlaréis con vuestros hijos,
según la edad que tengan. Veréis que es una labor muy
interesante, porque podréis formarles estupendamente
Pero no imagines la perfección de tus hijos, como la de
aquellos santitos que pintaban antes, tan raros…
Colegio Tajamar (Madrid), 21-X-1972.
Colaborar con el Colegio
—¿Cómo hacer que los padres cooperen en la formación
que el Colegio da a sus hijos?
—Tú sonríe como haces ahora, diles que deben cooperar,
y dales esas razones que tienes en la cabeza, que
son muy claras. ¡Los arrastrarás! Además, todos saben
que deben cooperar. De modo que cada unos ha de buscar
diez o doce padres de familia más, que no den de lo superfluo.
Yo acepto, cuando me lo dan, ropa usada y muebles
viejos; pero quiero que de lo que es necesario para vuestra
vida, de ahí cercenéis un poquito. Y así, con lo que deis,
trabajar por Cristo, generosamente.
¡No entreguéis recortes, sino la tela entera!
Colegio Tabancura (Santiago de Chile), 2-VII-1974.
7
Hablar cara a cara
—¿Qué debemos hacer cuando no nos gusta algún
plan del Colegio, nos choca un detalle, algo no nos convence?
—Debes decirlo al director con toda naturalidad,
sabiendo que no se trata de hacer una protesta, que es fácil,
sino colaborar, porque vosotros sois la parte principal
del Colegio. Luego, no pienses —porque eres un hombre
razonable— que lo que tú digas es inapelable y seguro.
Podrá serlo en un momento dado; entonces te harán mucho
caso, y colaborarás en la marcha del Colegio. Pero
también puede suceder que estés equivocado, y entonces
no te harán caso. No te preocupes: también yo me he equivocado
muchas veces… ¿De acuerdo?
De modo que, en lugar de decir al oído de éste o del
otro las cosas que no gustan, se pide hora, se va derechamente
al director, y se explica claramente: vengo a decir
esto. ¡Si todos sois amigos y vais a lo mismo!: a preparar
a vuestros hijos para que sean buenos cristianos el día de
mañana, amantes de la libertad y de la responsabilidad
personal.
Viaró (Barcelona), 21-XI-1972.
La tarea del profesor
—¿Podría darnos un criterio claro para los que nos
dedicamos a la enseñanza?
8
—Primeramente te recordaré que eres un profesor
cristiano. Parte de tu vida interior tiene que ser el rezar
por los alumnos, y por sus padres, que son aún más interesantes.
¿De acuerdo?
Después, prepara bien tus clases, y sé leal con tus
alumnos, de manera que ellos, poco a poco, vayan siendo
amigos tuyos.
Por fin, no te distancies de los chicos. Procura salir
a su encuentro, a mitad de camino, para que ellos recorran
voluntariamente la otra mitad. Así los irás conociendo
muy bien. Lo demás te lo contará la mamá, que viene
por aquí, o el papá, que vendrá también.
Viaró (Barcelona), 21-XI-1972.
Primero la sinceridad
—Padre, ¿qué virtud hemos de enseñar primero a los
chicos?
—La sinceridad. Una criatura que desde pequeña
acostumbra a soltar el sapo que tiene dentro, y en la cara
del profesor —a solas, se entiende—, es una criatura maravillosa.
Hay que inculcarles la sinceridad (…), y para
eso, debéis ser vosotros muy sinceros. Enseñad a los niños
a acudir al confesor. Pero yo les aconsejaría, además, que
hablen con el preceptor, que guarda silencio profesional y
puede ayudarles de muchas maneras: espirituales, psicológicas,
materiales…
Viaró (Barcelona), 21-XI-1972.
9
—La lealtad, que en estos momentos hay mucha
deslealtad. Hacedlos leales, sinceros, que no tengan miedo
a deciros las cosas. Para eso, sé tú leal con ellos, trátalos
como si fueran personas mayores, acomodándote a sus
necesidades y a sus circunstancias de edad y de carácter.
Sé amigo suyo, sé bueno y noble con ellos, sé sincero y
sencillo.
Pozoalbero (Jerez de la Frontera), 12-XI-1972
La verdadera libertad
—En este momento de crisis de valores y de autoridad,
¿cómo enseñar a mis alumnos la verdadera libertad?
—Yo sé que enseñas a los niños que la libertad nos
la ha ganado Cristo en la Cruz; que Él subió al patíbulo
de la Cruz por amor nuestro, para ganarnos la libertad;
(…) Leed las bienaventuranzas: bienaventurados los pobres,
bienaventurados los que lloran… (Matth. V, 3 ss):
que la liberación es liberación del pecado. Y que cuando
el corazón se siente libre de esas miserias, se rebela, pero
se rebela contra los miserables que quieren emponzoñar
el alma (…)
Tú, en las almas de esas criaturas, en los corazones
de esas criaturas —que a veces parecen pequeños rebeldes;
pero no, son juguetones—, con tus dedos plasma las
enseñanzas cristianas y la cultura que debe tener hoy una
persona. ¡Ten un poco de calma! Si además de eso pones
—como estás poniendo— tu buen ejemplo, tu espíritu de
sacrificio… Porque aquí habréis pasado un frió morrocotudo
y un calor más que regular.
10
Bien, tú sabes hacer las cosas. Y los papás sabrán
también hacerlas. Llegaréis a tener un Colegio que reúna
todas las condiciones debidas, con un mínimo de comodidad:
no exagerada, porque si no, haríamos una liberación
desacertada.
Colegio Tabancura (Santiago de Chile), 2-VII-1974.
Relación con los padres
—Soy una profesora de religión. ¿Qué diría usted a
la juventud sobre el cuidado que tienen que poner cuando
van al cine, ven la televisión o leen un libro?
—En otros sitios se han unido los padres de familia
para ocuparse de esta labor. Conozco una entidad que edita
críticas de autores modernos y de obras de teatro y cine.
La gente se suscribe a aquello, que es a un precio módico,
y pueden aconsejar a sus hijos. Porque a los hijos, si son
mayores, no los vas a tener atados, cogidos por las orejas.
Si no los persuades, se te irán. ¿Está claro?
—Sí, Padre.
—Reza. Y habla noblemente con ellos, cara a cara,
y con los hijos de los demás. Pide la colaboración de las
mamás y de los papás; porque las profesoras, solas, no
podéis; vosotras estáis matándoos, y después de un mes de
una preparación estupenda, viene una palabra sarcástica
de papá, una risotada de la mamá, y os han fastidiado todas
las horas de trabajo. Métete con las mamás y los papás,
que son los más importantes; y después con los niños.
Colegio Miralba (Lima), 14-VII-1974.
11
Las virtudes del profesor
—Padre, entre las condiciones que ha de reunir un
profesor, ¿qué virtudes considera más importantes humana
y sobrenaturalmente?
—Necesitas todas, pero sobre todo manifestar a los
chicos una lealtad muy grande. Que vean que les queréis,
que os sacrificáis, que tenéis la suficiente ciencia y que
sabéis comunicársela con gracia, con luz, con don de lenguas,
de modo que os entiendan. No puedes exigir lo que
tú no tienes. Procura poseerlo, y luego exige.
Colegio Gaztelueta (Bilbao), 12-X-1972.
—Padre, Padre, aquí arriba, aquí… ¿Cuál es la primera
virtud que debe vivir un profesor?
—Te diré una cosa a ti, que estás ahí arriba: la primera
virtud és la humildad y, a la vez, un sentimiento claro
de que tú, que has preparado la clase, sabes más que
nadie. Es perfectamente compatible una cosa con otra.
Después, tu frecuencia de sacramentos, tu vida de cristiano
que sabe rezar, con una oración que evita el anonimato,
porque va directamente a buscar a Dios.
Viaró (Barcelona), 21-XI-1972.
—Padre, soy profesor de Retamar y no tengo muchos
más años de los que aparento…
-¡Más que yo…! Sigue.
12
—… A veces, cuando hablo a los padres sobre Dios,
sobre la vida cristiana, quizá no me hacen caso porque soy
joven. ¿Qué puedo hacer?
—¿Qué edad tienes?
—He cumplido veintisiete años, Padre.
—A los veintitrés o veinticuatro comienza un sacerdote
a predicar. Ciertamente, los sacerdotes tenemos
gracia de Dios, y hemos hecho los estudios específicos
para hablar de Dios. Pero tú, que tienes mucho cariño
a Jesucristo, muy buena formación, y más años que esos
sacerdotes jóvenes, puedes hablar de Dios tranquilamente
y hacer más bien que un sacerdote. Porque dicen: ¿de
qué me va a hablar ese cura, sino de eso? Pero contigo se
llevan una sorpresa, porque no esperan una conversación
espiritual. De modo que ¡ánimo! No es cierto que no te
escuchan. ¡Claro que te escuchan!
Colegio Retamar (Madrid), 28-X-1972.
Plasmar la fe
—Padre, ¿cómo puede una maestra, a través de sus
alumnos en la escuela, contribuir a la formación moral de
las familias?
—Tu profesión es admirable. Jesús se hace llamar
Maestro, y tú eres también maestra de aquellos niños. ¡Fíjate
si es grande tu profesión! Tienes a tu cuidado unas
almas, que son como barro blando. Puedes poner allí tus
dedos, y plasmar tu fe, los deseos grandes que tienes de ser
una cristiana admirable, buena servidora de los demás, de
13
tu país… ¡Tantas cosas estupendas puedes enseñar!: el
amor a Nuestra Señora, en esta tierra que es tan de Ella:
tierra de Santa María. Y luego, poquito a poco, cuando ves
que ya van siendo mayores y que las pasiones comienzan
a brotar con ímpetu, hablarás con las mamás, y les dirás:
conviene que digas a tu hijo tal cosa… ¿Está claro? Puedes
hacer una labor casi sacerdotal con tus alumnos, hija
mía. ¡Dios te bendiga!
Club Xénon (Lisboa), 5-XI-1972.
Paz en la familia
—Padre, ¿cómo asegurar la paz en la familia?
—Suelo decir que, en los hogares donde hay paz,
mandan las mujeres, y más cuando el marido cree que
es él quien gobierna. Pero no os convirtáis en una tiranas,
tratando como de acaparar el amor de los hijos. No
discurriríais bien y, además, seríais unas infelices. Debéis
prodigar abundantemente ese amor a vuestros maridos
y, con el cariño vuestro, darles también el cariño de los
hijos, para que cojan bien el corazón de su padre y le obliguen
a colaborar con vosotras en su educación. Si no, los
niños —cuando vienen las pasiones malas— piensan que
la piedad y el comportamiento limpio en la vida es cosa de
mujeres, y no es así: es también cosa de hombres, de hombres
muy recios. Por eso os enseño siempre que habéis
de mandar vosotras en el hogar, pero de acuerdo con el
marido: ¡sabéis convencerle enseguida!
Enxomil (Portugal), 31-X-1972.
14
Ni palo ni vaselina
—Padre, ¿en la educación de los hijos qué recomienda:
el palo o la vaselina?
—Ni el palo ni la vaselina. Recomiendo que estés
sereno con tus hijos, que no les des un cachete porque sí.
Los chicos se ponen rabiosos, tú te molestas, sufres porque
los quieres mucho y, además, te tienes que desenfadar.
Ten un poquito de paciencia, ríñeles cuando ya se te haya
pasado el enfado, y a solas. No los humilles delante de los
otros hermanos. Háblales razonando un poco, para que se
den cuenta de que deben obrar de otra manera, porque así
agradan a Dios (…).
De modo que lo primero que hay que hacer es evitar
los dos extremos: la demasiada bondad y el rigor.
Col·legi Bell-lloc del Pla (Girona), 24-XI-1972.
Cariño y fortaleza
—¡Padre! Cuando hablo con el Señor de mis seis
hijos…
—¡Qué buena conversación!
—…¿cómo compaginar mi cariño hacia ellos con la
necesaria fortaleza? ¿Hasta dónde puedo dejarme llevar
por el cariño?
—El cariño no tiene límites. Cuando hay fortaleza,
hay también cariño, porque la fortaleza es parte del
amor. ¿De acuerdo? Y luego, no puedes tratar a los hijos
15
de igual manera: cada uno es distinto, cada uno es una
joya que el Señor te ha puesto en las manos, porque ha
tenido mucha confianza en tu mujer y en ti. De modo que
colabora con Dios, para que esa joya luzca y brille.
Colegio Retamar (Madrid), 28-X-1972.
El programa del matrimonio
—Padre, ¿qué aconseja usted a un matrimonio recién
formado?
—Primero, que os queráis mucho, según la ley de
Dios. Después, que no tengáis miedo a la vida; que améis
todos los defectos mutuos que no son ofensa de Dios;
y luego, que tú procures no descuidarte, porque no te
perteneces. Ya te han dicho, y lo sabes muy bien, que
perteneces a tu marido, y él a ti. ¡No te lo dejes robar!
Es un alma que debe ir contigo al Cielo y, además, que
contigo ha de dar calidad chilena —o sea, cristiana—,
gracia humana también, a los hijos que el Señor os
mande. Rezad un poquito juntos. No mucho, pero un poquito
todos los días. Cuando te olvides tú, que te lo diga
él; y cuando se olvide él, se lo recuerdas tú. No le eches
nunca nada en cara, no le vayas con pequeñeces, mortificándolo.
Colegio Tabancura (Santiago de Chile), 7-VII-1974.
16
La mejor estrategia
—Explíquenos, Padre, cuál es la mejor estrategia
para conjugar el objetivo a corto plazo —mantener la alegría
y la paz—, con el objetivo a largo plazo, que es llevar
la familia al Cielo.
—Que les des buen ejemplo. Ya se lo está dando, no
hay más que oírte. Después, que seas hombre de oración.
Eso no es afrailarse, mi mucho menos. Yo no tengo más
que mucho cariño a los religiosos, pero no soy religioso.
(…) ¡Tú tienes que estar con tu mujer y con tus hijos… y
con tu suegra! ¿Está claro? De modo que santifícate ahí,
da buen ejemplo a los tuyos, con esa sonrisa y ese garbo.
IESE (Barcelona), 27-XI-1972.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s